Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Mientras paseamos por el Parque no perdemos de vista el Palacio.

En la imagen vemos con detalle los arcos moriscos que cierran el Patio de los Arcos.

Desde el Patio de los Arcos accedemos al interior del Palacio por la Puerta de las Calabazas, para visitar algunas habitaciones privadas. Lo curioso es que se conservan tal y como estaban en el momento en que la familia real tuvo que abandonar el Palacio.

 

claustro

Comenzamos la visita  en el claustro que cuenta con una arcada de dos pisos. Como vemos, los arcos del primer piso son semicirculares mientras que los del segundo piso estan achatados.

Otra curiosidad es que las columnas de la arcada del claustro son todas diferentes.

Alrededor del claustro se visitan las habitaciones más notables del Palacio.

Al igual que en el exterior, en el interior encontramos variedad de estilos arquitectónicos, destacando los elementos de estilo manuelino, gótico y árabe.

El Salón Noble ó de los Embajadores es la estancia principal del Palacio, se usaba para las recepciones. En el espejo vemos reflejada una pintura de D. Fernando II.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalle del ventanal.

 

Es difícil conseguir una buena foto, hay mucha gente y eso que no era temporada alta. De todas formas merece la pena, el mobiliario, la decoración, techos.....

Un paseo por un tiempo no tan lejano.

Los azulejos recubren por completo el pequeño cuarto de baño.

 

 

 

Una estancia muy especial en su tiempo y creo que en el nuestro, es la Sala del Teléfono.

 

Las estancias que más me llamaron la atención fueron el comedor y la cocina, todo estaba dispuesto, preparado como cualquier día para la comida de la familia real. Por un momento parece que podemos rozar esa fina membrana que separa el tiempo y verlos allí sentados comiendo y charlando. Es una sensación. 

Sintra, Parque y Palacio da Pena ( continuación).
Sintra, Parque y Palacio da Pena ( continuación).

Después de visitar el Palacio hay que dar un paseo por el parque, aunque lo primero es decidir hacia dónde queremos ir y  es que el Parque ocupa una extensión de unas 85 hectáreas aproximadamente. Los caminos están señalizados pero hay que tener cuidado sobre todo por el calor, si se visita en verano, y el cansancio.

Fernando II fue el creador de este maravilloso Parque, en el que se fue transformando el medio físico hasta convertirlo en un fabuloso jardín romántico, tal como gustaba en la época. Los riachuelos se convirtieron en canales que desembocaban en bonitos estanques; el arbolado propio del lugar como encinas, alcornoques ó robles,  se fue sustituyendo por otras especies más exóticas, como por ejemplo secuoyas, helechos arborescentes ó camelias, entre otros. En total se encuentran más de 2.000 variedades vegetales procedentes de los cuatro continentes.  El clima húmedo de la sierra de Sintra, las nieblas que llegan desde el mar enredándose en la vegetación ha ayudado a crear el "Parque da Pena",  un exótico y exuberante jardín.

Nosotros nos dirigimos a las caballerizas para poder dar un paseo a caballo.

Sintra, Parque y Palacio da Pena ( continuación).

En el parque hay varios miradores; el "mirador de la Cruz Alta", que se encuentra en el punto más alto de la sierra de Sintra, a 529 m y  el "Alto de Santa Catarina", el mirador preferido de la Reina Doña Amelia, con el ´"Trono da Rainha" tallado en la roca.

"La Estatua del Guerrero" es otro de los lugares marcados para visitar. La figura parece representar al Rey D. Fernando contemplando su gran obra.  Cerca podemos pasear por el Jardín de las Camelias ó acercarnos a la Gruta del Monje, antiguo lugar de meditación de los monjes Jerónimos.

En el otro extremo del Parque, podemos visitar el Chalet de la Condesa d´Edla y el Jardín que reúne una importante colección botánica, ejemplo de ello es la Helechería de la Condesa, primera colección de helechos arbóreos del parque.

La reina María murió en 1853 al dar a luz a su hijo decimoprimero que murió pocas horas después. 

D. Fernando volvió a casarse en 1869 con Elisa Hensle cantante de ópera de origen suizo-alemán, quien recibió el título de Condesa de Edla. El matrimonio decidió construir en el Parque da Pena un Chalet con su jardín, alejados de la corte pero con vistas al Palacio y al mar. Ambos se dedicaron a adquirir especies botánicas de diferentes partes del mundo para su jardín.

Cuando D. Fernando muere en 1885 la Condesa de Edla se convierte en la heredera de todos los bienes de su marido en Sintra, entre ellos el Palacio y el Parque da Pena, el Chalet  y el Jardín. El Rey Luis I se opuso al testamento y finalmente las propiedades fueron adquiridas por el Estado Portugués en 1890. La Condesa mantuvo el usufructo de la Casa y del Jardín hasta que renunció unos años después.

Valle de los Lagos, corral de patos.

Valle de los Lagos, corral de patos.

Todos los caminos del parque confluyen en el Valle de los Lagos, un bonito conjunto de cinco lagos que nos conducen a la "casa del Guardia del Portón de los Lagos" por dónde salimos a a la carretera bién para marcharnos en coche ó en bus hacia Sintra,  y descansar...

o bien para continuar y visitar el "castillo de los moros". Hay que echarle un poco de valor, porque ya las piernas no responden muy bien, después de tanta subida y bajada las piernas se van solas....y los pies......hay que llevar un zapato muy cómodo.

Pues a pesar del cansancio, después de una breve paradita nos animamos a continuar; un día es un día, cuando volveremos? Quién sabe, había que hacerlo.

Desde la salida solo hay que subir un poco para llegar a la entrada del castillo. La carretera aunque se queda muy estrecha con tanto coche aparcado, es un ir y venir de gente, coches, buses. La verdad es que uno se anima viendo el ánimo de los demás.

 

Tag(s) : #Viajes Lugares y Eventos, #viajes - fotografias, #fotografia

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: