Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

El 1 de noviembre de 1755, día de Todos los Santos sobre las nueve de la mañana, Lisboa sufre el peor terremoto de su historia, seguido de un devastador incendio.  Los geólogos consideran que la magnitud del terremoto correspondería a 9 en la escala de  Richter y aunque su epicentro estaba situado en el Océano Atlántico a bastantes km de distancia (unos 300 km), es Lisboa y sus alrededores la zona más castigada. 

Casas, palacios, bibliotecas...... se calcula que el 85% de la ciudad quedó destruido. Según los informes, el terremoto produjo enormes grietas en el centro de la ciudad y lo que quedó en pié fue devorado por las llamas. 

Pero lo peor estaba aún por llegar. Muchos de los supervivientes se dirigieron a la Baixa, la zona baja de la ciudad cercana al río, buscando los muelles y espacios abiertos para ponerse a salvo. Solo cuarenta minutos después del violento terremoto, tres tsunamis con olas que llegaron a los 20 m inundaron la ciudad. El centro de Lisboa quedó prácticamente destruido; los barrios antiguos como Alfama y el castillo sufrieron importantes daños al igual que otros barrios de la periferia. Se calcula que murieron unas 90.000 personas de una población que rondaba los  270.000.

El terrible terremoto se sintió en toda la península Ibérica, norte de Africa y parte de Europa  ocasionando numerosas víctimas mortales además de importantes daños materiales en ciudades alejadas como por ejemplo fue la ciudad de Sevilla. Otras ciudades costeras del Algarve fueron destruidas por la fuerza del maremoto, además de la costa de Huelva, Cádiz y  Marruecos. En Cádiz capital, el mar entro con furia en la ciudad; otros municipios como Sanlucar, Conil ó el Puerto de Santa María también sufrieron la devastación del maremoto.

"Enterrar a los muertos y ocuparse de los vivos" fue la célebre frase atribuida al Marqués de Pombal, ministro del rey  José I.

 

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

En el centro de Lisboa confluyen dos  zonas muy diferentes entre sí en lo que se refiere al trazado de sus calles y edificios; la primera "o Carmo" se fue formando de manera irregular desde principios del siglo XVI. Debe su nombre al monasterio carmelita fundado a finales del siglo XVI que quedó parcialmente destruido en el terremoto. La otra zona conocida como "la Baixa pombalina" es la ciudad baja que surge de las tareas de reconstrucción tras el terremoto.

El elevador de Santa Justa, muy visitado por los turistas, une ambas zonas de la ciudad. En la imagen superior podemos ver la parte alta del elevador de Santa Justa al lado de las ruinas del convento do Carmo. La estructura que queda en pié de lo que un día fue el templo gótico más importante de Lisboa, es un claro ejemplo de la arquitectura del medievo portugués.

 

La Baixa se extiende desde la praça do Comercio junto a los muelles de la estación marítima hasta la praça do Rossio. Se articuló en torno a tres amplias calles comerciales, la rua Aurea, la rua Augusta y de la Prata siguiendo un trazado rectilíneo. Las obras se le encargaron al arquitecto Manuel da Maia. Todo fue planificado, la altura de los edificios, las fachadas...


 

La Baixa es hoy el corazón de la ciudad moderna; bancos, tiendas de moda, bares y restaurantes y como no, turistas.

Por la rua Augusta llegamos a la monumental praça do Comercio con su no menos monumental Arco Triunfal.

La praça do Comercio fue proyectada en 1758; se extiende desde el Arco Triunfal hasta la estación fluvial Cais de Sodré  que conecta Lisboa con otras localidades como Cacilha y Barreiro además de los barcos turísticos.

En la praça do Comercio se encontraba el antiguo Palacio Real.  Fue en 1511 cuando el rey D. Manuel I decidió dejar la residencia ubicada en el castillo de San Jorge y trasladarse a la zona baja de la ciudad. El terremoto y posterior maremoto lo destruyeron por completo perdiéndose tambien la biblioteca.

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

Las obras se encargaron al arquitecto Eugénio dos Santos y se desarrollaron durante más de un siglo. La plaza con forma rectangular mide 177 x 192,5 metros  La arquitectura es sencilla, destacando el conjunto de sus edificios porticados.

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

El Arco Triunfal fue diseñado por Eugenio dos Santos siguiendo los cánones que marcaba la tradición francesa implantada en Europa, lo que se conoce como "estilo Luis XIV". La monumental obra fue terminada en 1862.

Sobre las columnas sobrepasando la altura de los edificios vemos cuatro estatuas que representan a Viriato, Vasco da Gama, el Marqués de Pombal y a Nuno Álvares Pereira. En los laterales, dos genios que simbolizan el Duero y el Tajo. Las estatuas y figuras son obra de Víctor Bastos.

Sobre el Arco, vemos tres figuras "la Gloria", la "Virtud" y el "Valor", dos sedentes y una en pié con una corona de laurel en cada mano.

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

Preside la plaza la estatua ecuestre de rey Jose I, también  de estilo Luis XIV. Es todo un símbolo de la nueva ciudad, la Lisboa Pombalina. Es una manera de rendir homenaje al rey que de forma decidida impulsó la reconstrucción de la ciudad tras el terrible terremoto, un rey que debía quedar en la memoria de todos.

La obra se diseñó por Eugenio dos Santos y Joaquin Machado de Castro. La estatua ecuestre se dispuso sobre un alto pedestal flanqueado por figuras alegóricas realizadas en piedra. El conjunto alcanza los 14 m de altura e integra la estatua ecuestre en bronce, el pedestal y las figuras en piedra y el medallón en bronce del Marqués de Pombal.

La plaza es uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa, un lugar para pasear, descansar ó celebrar, un lugar lleno de vida. Viajeros que van y vienen de la estación fluvial, turistas curiosos dispuestos a llevarse un buén recuerdo, estudiantes celebrando el principio ó el final del curso etc......

 

 

En la praça do Comercio cogimos el tranvía nº 15 para visitar la Torre de Belém. Es una línea muy frecuentado por los turistas ya que pasa por el Monasterio de los Jerónimos y el monumento de Enrique el Navegante. También se puede ir en barco.

 

La Torre de Belém es un pequeño fortín que se levanta a orillas del Tajo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.

El monumento de estilo manuelino es muy representativo de la época, en la que se dejan atrás las torres medievales.

Fue construida a principios del siglo XVI para proteger el puerto de Restelo, formando parte de la línea de fortificaciones que el rey Manuel I mandó construir para la defensa de la costa portuguesa.

A la torre se accede  por una pasarela de madera. En el exterior se distinguen dos cuerpos, la torre y el baluarte con forma hexagonal. Ha sido restaurada en varias ocasiones añadiéndole algunos elementos de carácter romántico.

En el interior se pueden visitar los cuatro pisos y disfrutar de unas bonitas vistas sobre el Tajo, siempre que se llegue a  tiempo. Otra vez será.

 

La ciudad de Lisboa ha sufrido varios terremotos, incendios, asedios e incluso la peste. Pero también ha sido testigo de la época dorada de Portugal. 

A finales del siglo XV bajo el reinado del Manuel I, Portugal entra de lleno en la era de los descubrimientos. El navegante Vasco da Gama en 1497 consiguió llegar al sur de la India rodeando el continente africano volviendo con un cargamento de especias. Esta ruta marítima tenía una gran importancia para el comercio de especias entre Europa  y la India.

Era solo el principio ya que en el año1500 las naves portuguesas al mando de Pedro Alvares Cabral con destino a la India, llegan "a un monte muy alto y redondo". Parece que fue un error en la navegación pero supuso el descubrimiento y colonización de Brasil. Lisboa se convierte en la capital de un vasto imperio.

Lisboa,  Praça do Comercio y Torre de Belém.

La Torre de Belém celebró en el 2015 sus 500 años de historia. El monumento refleja la grandiosidad de la época en que Portugal se convierte en una gran potencia comercial y marítima de Europa.

Tag(s) : #Viajes Lugares y Eventos, #viajes - fotografias

Compartir este post

Repost 0