Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Sintra, Castillo de los Moros.

El Palacio Nacional está situado en el centro histórico de Sintra, en el corazón de la Vila Velha. Es el punto ideal para empezar a recorrer la ciudad, a caminar por sus típicas calles estrechas y empinadas, llenas de vida. Quizás la mejor manera de llegar es en bus ya que aparcar por el centro es muy complicado.

Si miramos al frente lo primero que nos llama la atención son las murallas del castillo que recorren la silueta de la montaña. Es el  Castelo dos Mouros, el Castillo de los Moros, una visita obligada. Construido por los árabes en el siglo X su función más que defensiva era de vigilancia, y es que en días claros sin niebla puede verse hasta la costa atlántica.

El Castillo de los Moros fue declarado Monumento Nacional en 1910 y forma parte del Paisaje Cultural de Sintra, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995.

Sintra, Castillo de los Moros.

Aunque se puede subir andando al castillo hay que tener en cuenta que está a unos 400 metros de altitud y la carretera es muy empinada. Hay un autobús que sale de la estación de tren y pasa por el centro que te deja en la entrada del castillo y termina en el Palacio da Pena.

Si vamos en coche hay algunas zonas para aparcar pero se llenan muy pronto. Otra opción es coger un taxi.

 

Desde la taquilla hay que andar un poco para llegar a la entrada del castillo.

Las murallas que se extienden a lo largo de 450 metros, se adaptan perfectamente a la fisonomía del terreno.  Es un bonito paseo, las vistas no dejan de sorprendernos aunque hay que caminar mirando bien donde ponemos los pies.

En el interior del castillo podemos ver una antigua capilla románica consagrada a San Pedro y junto a ella una gran cisterna. También se conserva la puerta árabe de entrada con un arco de herradura y cinco torres.

 

Destaca la Torre Real a la que podemos subir por una escalinata empinada de 500 escalones.

 

Tras la conquista definitiva en 1147 de Lisboa y Sintra se realizaron algunas mejoras en su estructura. Sin embargo al perder con el paso del tiempo su importancia estratégica  la población se fue trasladando hacia la villa. Solo quedó una pequeña población judía hasta que el año 1496 fueron expulsados.

 

El castillo cayó en el olvido. El paso del tiempo y el gran terremoto de Lisboa produjeron muchos daños y no hubo interés por reconstruirlo. Hasta que en el siglo XIX el rey Fernando II impulsó la restauración.

En la actualidad está en marcha el proyecto global  de restauración y rehabilitación "A conquista do Castelo" llevándose a cabo excavaciones arqueoógicas en cooperación con la Universidad Nova de Lisboa.

La iglesia románica de San Pedro alberga el Centro de Interpretación de la historia del castillo.

Sintra, Castillo de los Moros.

A mediados de septiembre se celebra el "mercado árabe" en el interior del castillo. Además de los puestos de alimentación con los productos típicos,  de salud y de belleza, se realizan talleres de artesanía y actuaciones de música tradicional.  

Sintra, Castillo de los Moros.

La desintegración del califato de Córdoba a principios del siglo XI  trajo consigo la creación de  pequeños reinos denominados "taifas" gobernados por caudillos locales procedentes de familias importantes. Aunque en un principio surgen más de veinte reinos de taifas, las continuas luchas de poder hacen que los más débiles desaparezcan absorbidos por los más poderosos.

El reino de Badajoz creado en el año 1013  llegó a ser el más extenso de la Península hasta que fue invadido por los almorávides. Su territorio se extendía por la zona sur del Duero, es decir, Extremadura y las comarcas de Lisboa y Evora.

Esta situación de fragmentación y debilidad fue aprovechada por el monarca Fernando I de Castilla que en su avance hacia el sur de la península reconquistó las plazas de  Viseo, Lamego y Coímbra. A su muerte, repartió los reinos entre sus hijos. Alfonso, segundo hijo varón, hereda el reino de León pero tras continuos enfrentamientos con sus hermanos termina unificando en su corona los reinos de León, Castilla y Galicia. Su mayor victoria fue sin duda la conquista de Toledo.

Cuando en 1109 Alfonso VI muere, es su hija Urraca quien hereda los territorios salvo Portugal que lo había cedido a su hija Teresa casada con el conde Enrique de Borgoña. El hijo de ambos,  Alfonso Enriquez, es quien hereda el condado de Portugal convirtiéndose tras numerosas conquistas en el primer rey de Portugal," Alfonso I el Conquistador."

 

Sintra, Castillo de los Moros.

Al morir su padre, Alfonso Enriquez era menor de edad por lo que su madre Doña Teresa se hace cargo del condado. Cuando éste reclama el gobierno en 1127 se encuentra con una fuerte oposición de los partidarios de la regente, su madre Doña Teresa, además de que su primo, Alfonso VII de Castilla y León, no dispuesto a perder el condado de Portugal, decide invadirlo y sitiar Guimaraes. Los nobles que allí se encontraban declararon en nombre de Alfonso Enriquez que el condado de Portugal sería vasallo de la corona de León.

Pero las tensiones continuaron hasta que en 1139 Alfonso Enriquez venció a los sarracenos en la batalla de Ourique, una gran victoria tras la que se autoproclama Rey de Portugal.  Aunque en un principio Alfonso VII no está dispuesto a reconocerlo como rey, finalmente cede ante el apoyo del arzobispo de Braga a favor de la constitución del nuevo reino de Portugal.  En 1143 se firma el "Tratado de Zamora", en el que se reconoce a Alfonso Enriquez como rey de Portugal. Años después en 1179 el Papa Alejandro III reconoció la soberanía portuguesa.

 

El destino de Lisboa y Sintra fueron de la mano. En el año 1147 Alfonso I conquista Santarem, Lisboa y Sintra. Fue una victoria definitiva ya que nunca más estos territorios volvieron a estar bajo dominio árabe, como había ocurrido en ocasiones anteriores.

Tag(s) : #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: