Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Sintra, Palacio da Pena.

La Sierra de Sintra, conocida en la antigüedad como la montaña de la luna, monte da lua, forma parte del Parque Natural de Sintra-Cascáis, declarado por la Unesco en 1995 "Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad". Un Parque Natural que se extiende hasta la costa y dónde podemos encontrar un poco de todo, desde bosques frondosos y una variada vegetación exótica, hasta bellos acantilados y playas y hasta alguna huella de dinosaurio.

En la sierra, sobre lo alto de un escarpado cerro se construyó el Palacio da Pena, para que pudiera ser contemplado desde cualquier lugar del parque, aunque el punto más alto de la Sierra es la "Cruz Alta" que se encuentra a 529 m. de altitud. Fue D. Joao III el que mandó colocar en ese punto una cruz esculpida en piedra

Sintra, Palacio da Pena.

Desde el centro de Sintra podemos coger un autobús que nos deja en la misma entrada del Palacio da Pena. Es una buena opción ya que resulta a veces difícil e incluso imposible aparcar en los parkings que hay por el camino; se quedan pequeños para tantos visitantes con coche particular además la carretera es estrecha. Otra opción es coger un taxi.

Una vez en la entrada se puede subir a pie la empinada cuesta ó bien coger un minibus que nos deja en unos minutos.

En el Palacio da Pena se mezclan los estilos arquitectónicos ( neogótico, neomanuelino, neoislámico, neorenacentista) ; sus formas y colores lo hacen único en el mundo. Es sin duda, el más bello y el mejor ejemplo de la arquitectura romántica del siglo XIX en Portugal.

El rey consorte D. Fernando II, esposo de la reina María II de Portugal, después de conocer el lugar quedo tan enamorado que adquirió los restos del monasterio de Nossa Senhora da Pena y una gran extensión adyacente para construir un gran Palacio para regalar a su reina. Dentro de la gran propiedad que adquiere se encontraban algunas villas y el Castelo dos Mouros.

En el año 1838 cuando Fernando II compra el antiguo convento que había quedado deshabitado unos años antes y comienza la restauración que según fuentes de la época se encontraba en muy mal estado. Unos años después, se amplía el Palacio añadiéndole una nueva ala, es el Palacio nuevo. El Palacio y el Parque es fruto de la imaginación y del talento de Fernando II, todo un sueño.

Sintra, Palacio da Pena.

D. Fernando II, hijo del duque Fernando de Sajonia Coburgo Gotha y de la princesa hungara Dª Maria Antonia, fue conocido como el "rey artista" por el gran talento artístico que siempre demostró y su devoción por el arte.

El Palacio da Pena fue residencia de verano de los reyes de Portugal desde 1836 hasta 1910, fecha en que se proclama la república. A partir de ese momento, se convierte en un museo.

Fueron cinco los reyes de Portugal que ocuparon el palacio. Los primeros Dª María II y el rey consorte D. Fernando II; le siguieron D. Pedro V y Dª Estefanía; D. Luis I y Dª María Pía; D. Carlos I y Dª Amelia y por último D. Manuel II. Se puede ver con todo detalle en un panel que se encuentra en el claustro del antiguo monasterio.

El monasterio de Nossa Senhora da Pena, Nuestra Señora de la Peña, se construye sobre una pequeña capilla levantada en la Edad Media ( siglo XII).

Más tarde, en el año 1503, D. Manuel I dona el monasterio a la Orden de San Jerónimo, pero el gran terremoto de Lisboa del año 1755 que tantos daños produjo en toda la zona, llegando incluso sus efectos a Sevilla y Cádiz, dejó el monasterio casi en ruinas. Solo quedó la capilla con su gran retablo de alabastro.

Los monjes se terminan trasladando a Belén quedando abandonado. Estas son las ruinas que contemplan Fernando II y su esposa Dª María.

La planta de Palacio es muy irregular ya que tuvo que adaptarse al relieve de la montaña y a las ruinas del monasterio de Nossa Senhora da Pena.

Lo primero que nos llama la atención al acercarnos son sus vivos colores, rojos y amarillos junto a los típicos azulejos portugueses y todo ello cercado por unas murallas que parecen sacadas de los cuentos, sobre las que se han colocado grandes piedras lo que le añade un aire de fantasía.

Sintra, Palacio da Pena.

El camino de subida termina en la Puerta de la Rosa que nos recuerda un poco a la Puerta de la Justicia de la Alhambra. Una vez allí merece la pena detenerse un poco para contemplar la vista y la arquitectura, ambas nos sorprenden por su belleza y originalidad.

Entramos al Palacio por la Puerta Monumental ( en la imagen, a la derecha) recorriendo el puente levadizo y el túnel, al estilo de los castillos medievales centroeuropeos,

Llegamos a la terraza del Tritón desde dónde podemos contemplar el Palacio nuevo revestido con azulejos.

En la fachada aparece la figura de Tritón bajo una ventana que sobresale y bajo la que se abre un arco conopial que da acceso al Patio de los Arcos, desde donde podemos de nuevo contemplar unas bonitas panorámicas.

Desde el Patio de los Arcos podemos acceder a la capilla que fue totalmente restaurada. Además el exterior se rodeó de almenas y se levantó la Torre del Reloj.

Es la parte más alta de la montaña.

Desde el patio también podemos iniciar el Paseo de Ronda por la muralla exterior con unas vistas impresionantes de la sierra de Sintra, el centro histórico y el castillo de los moros.

Sintra, Palacio da Pena.

Volvemos al Patio de los Arcos para visitar el interior del Palacio por la llamada Puerta de las Calabaza. Pero la visita no termina aquí, queda dar un paseo por el Parque da Pena, un gran jardín romántico que junto con el Palacio es uno de los lugares más emblemáticos de Portugal. 

Tag(s) : #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Compartir este post

Repost 0