Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

Desde la Playa Mayor podemos subir por la calle San Pedro para llegar a la plaza del Trabuco y al castillo que se encuentra en la zona mas alta de la ciudad, a unos 1035 m de altitud entre las hoces de los rios Júcar y Huécar. Sobre esta impresionante atalaya natural los arabes construyeron una fortaleza casi inexpugnable, al quedar aislada. Este fue el origen de la ciudad de Cuenca.

La muralla original que rodeaba el recinto urbano tenía 6 puertas y tres portillos de las que solo se conservan la puerta de San Juan y el portillo de San Pablo. Del castillo solo queda el Arco de Bezudo y una parte de un torreón. Las tropas de Napoleón en su retirada volaron todo a su paso, provocando importantes daños.

A la izquierda del Arco, vemos el edificio que es hoy sede del Archivo Histórico Provincial donde se guarda el Fuero de Cuenca, el documento más valioso ademas de los privilegios rodados. Anteriormente fue sede de la Inquisición y posteriormente de la carcel provincial.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

La ciudad fue conquistada definitivamente por el rey Alfonso VIII tras un largo cerco que duro unos 8 meses, entrando el dia 21 de septiembre de 1177, día de la festividad de San Mateo. El Rey que tenia solo 22 años, estaba casado con Leonor de Plantagenet y Aquitania, hija del rey de Inglaterra Enrique II. En Cuenca fijaron su corte itinerante, de hecho una de las casas colgadas se conoce como la casa del rey, aunque no se sabe muy bien si en ella se hospedó el mismo rey o alguien de la nobleza.

Sobre la muralla se fueron construyendo iglesias, tanto en la parte que dá al Júcar como en la que dá al Huécar, como si fueran baluartes defensivos.

Tras la conquista, el rey Alfonso VIII doto a la ciudad de un Concejo y un Fuero además de hacerla sede episcopal.

El Fuero de Cuenca está considerado como uno de los documentos jurídicos más importantes de la historia del derecho. Adaptado y copiado por fueros posteriores es fundamental para conocer la normativa jurídica de Castilla en la Edad Media.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

La estatua ecuestre de Alfonso VIII preside la plaza del Obispo Valero junto a la catedral.

La escultura del rey castellano que conquistó Cuenca es obra de Javier Barrios, realizado en bronce sobre un pedestal de piedra con dos relieves. El monumento había sido reiteradamente pedido por la ciudadanía, asociaciones, peñas y destacados personajes para rendir homenaje al rey conquistador. Fue inaugurado con honores el 13 de septiembre de 2009.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

La Plaza Mayor tiene una superficie casi trapezoidal, nada parecida a las típicas plazas mayores de otra ciudades, como Madrid ó Salamanca. En ella destaca la Catedral, el Ayuntamiento y el convento de las Petras, una bonita iglesia del siglo XVI.

Es el centro de la vida de la ciudad, donde se celebran todas las fiestas importantes.

El Ayuntamiento de estilo barroco se levantó sobre tres arcos de medio punto.
..

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

La Catedral de Cuenca fue la primera catedral gótica de Castilla, aunque con claras influencias normandas lo que la convirtió en una catedral única en su estilo. La reina Leonor, hija del rey de Inglaterra Enrique II, había nacido en Normandía.

El rey de manera inmediata, estableció el obispado de Cuenca refundiendo antiguas diócesis, obteniendo el permiso del Papa en 1183 para eregir la nueva catedral y constituir el cabildo.

Aunque comenzó a construirse poco después de la conquista, su construcción se demoró bastante en el tiempo. El templo con planta de cruz latina, tiene tres naves que se abren en cinco a la altura del crucero y un profundo presbiterio que en un principio terminaba en cinco ábsides. Pero en la segunda mitad del siglo XV, el cabildo decidió ampliar el templo construyéndose una gran girola doble con capillas que rodeaban el presbiterio, tirándose los antiguos ábsides.

El crucero está cubierto por una gran boveda central.

Hasta el siglo XVI no se terminaron las naves laterales, la fachada, la sacristia y la capilla de los apóstoles, ademas del arco de Jamete, arco renacentista que presenta una extraordinaria decoración en pilastras, capiteles y frisos.

Pero las obras no finalizaron aquí. En el siglo XVIII se construyó el nuevo altar mayor

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

Una de las características del templo son las bóvedas sexpartitas que salen de un haz de pequeñas columnas.

Estas bóvedas pertenecen al gótico primitivo del norte de Francia.

La nave central se separa de las laterales por grandes arcos apuntados que se apoyan sobre pilares.

Las familias nobles de la ciudad fueron construyendo sus propias capillas, con importantes obras de arte, que quedaban cerradas por rejas. Una actividad que tuvo una gran importancia para la ciudad.

Destaca por ejemplo, la reja del Altar Mayor.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

La fachada que vemos no es la original. Fernando III ordenó levantar parte de la fachada principal y dos torres gemelas en el mismo estilo gótico-normando. En el siglo XVIII se reformó tanto la fachada como las torres dándole un aspecto barroco.

A principios del siglo XX se derrumbó una de las torres, la conocida como Torre del Giraldo, quedando algunas personas sepultadas bajo los escombros. Cuatro meses después, el 23 de agosto de 1902 la Catedral de Cuenca fue declarada Monumento Nacional.

La fachada tuvo que ser reconstruida aunque aún no han terminado los trabajos.

La escalinata que vemos es de los años 60.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

En el claustro de la catedral vemos la maquinaria del antiguo reloj.

La ciudad fue creciendo poco a poco hacia abajo. Los nobles ocupaban la zona alta, estableciéndose por la Plaza Mayor los comerciantes y artesanos; por el barrio de San Martín los obreros y el pueblo llano.

La calle Alfonso VIII es la arteria principal de Cuenca; comunica la Plaza Mayor con la ciudad baja, la ciudad moderna. Es una calle muy empinada asi que lo recomendable es subir en autobús hasta el castillo y desde allí empezar a bajar hasta la Plaza Mayor para continuar hacia abajo por la calle Alfonso VIII. Es un paseo muy bonito y no solo por las magníficas casonas sino por el paisaje que se abre entre sus calles. Y es que la naturaleza en Cuenca está presente, es lo que hace que te enamores de ella; su aire medieval en un enclave natural único.

Paseando por Cuenca; el castillo, la Catedral y Plaza Mayor.

Otra de las peculiaridades de Cuenca son sus rascacielos; sí lo he dicho bien, rascacielos.

Por la calle Alfonso VIII vemos algunos edificios de tres o cuatro alturas, sin embargo hacia la hoz de Huécar llegan a tener hasta doce alturas, las plantas bajas están excavadas en la roca. Cuenca es una ciudad adaptada a una orografía muy difícil, había que aprovechar los desniveles del terreno.

Desde la calle de Pilares se accede a la Iglesia de San Miguel, una de las iglesias mas bonitas y antiguas de la ciudad, desde dónde podemos contemplar una bonita vista además de los rascacielos

Bajada de San Miguel.

Bajada de San Miguel.

Quedan muchos paseos que dar por Cuenca, por la ciudad baja y sus alrededores; muchas iglesias que visitar, museos y como no, por su Sierra.

Una ciudad con mucho encanto. Espero volver pronto.

Compartir este post

Repost 0