Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

vista de la Giralda desde el Patio de los Naranjos.
vista de la Giralda desde el Patio de los Naranjos.

La Giralda es sin duda el monumento más emblemático de Sevilla. Declarada en 1928 Patrimonio Nacional y en el año 1987 Patrimonio de la Humanidad, tiene una altura de 97,5 m. aunque si contamos con el Giraldillo alcanza los 101 metros de altura.

Antiguo alminar de la mezquita mandada a construir por los Almohades tras convertir Sevilla en su capital, fue terminada en el año 1198. Está formada por una torre exterior y otra interior más pequeña construyéndose entre ambas las rampas para subir. En total son 35 rampas, las últimas un poco más empinadas.

Los Almohades, pueblo bereber del sur de Marruecos, comenzaron una ofensiva contra los Almorávides. En 1143 tomaron su capital Marraquech y continuaron sus conquistas en el sur de la Península tomando capitales como Sevilla, Córdoba y Badajoz. Esta nueva fuerza que parecía imparable se encontró con la resistencia de los reyes cristianos. El rey Alfonso VIII junto con Pedro II de Aragón y Sancho de Navarra consiguieron parar el avance de los Almohades con una gran victoria en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212. A partir de ese momento ya nada detiene la reconquista del sur y del este de la península. El rey Fernando III apodado el santo, tras un largo asedio toma la ciudad de Sevilla en 1248.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

La torre que estaba unida a la muralla del Alcázar, se levanta sobre cimientos de mampostería utilizando para ello sillares de piedra traídas de otras construcciones romanas y para el cuerpo se utilizó el característico ladrillo. El alminar estaba coronado por un yamur pero el terremoto de 1356 provocó el derrumbamiento de parte de la torre colocándose en su lugar una modesta espadaña.

El exterior se decoró con paños rectangulares de sebka, decoración geométrica que consiste en la superposición de hileras de rombos entrecruzados con sus lados polilobulados. Esta decoración fue muy característica de la arquitectura almohade destacando especialmente en la Giralda.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

En el siglo XVI se decidió la construcción de un campanario encomendándose las obras a Hernan Ruiz II. Nacido en Córdoba aprendió el oficio junto a su padre, encargándose de terminar las obras de la catedral al morir su padre. Son muchas sus obras, religiosas, civiles, públicas y privadas. En Sevilla trabajó varios años donde realizó sus tres obras principales: la Sala Capitular de la Catedral de Sevilla, la Iglesia del Hospital de las Cinco Llagas y el campanario de la Giralda, sin duda alguna, la más importante y la que le hizo inmortal.

Se añadieron cuatro cuerpos que encajan perfectamente en la torre a pesar ser estilos arquitectónicos diferentes. Se remata la obra con una escultura de bronce de gran tamaño que sirve de veleta ó giraldillo.

A partir de ese momento se la empieza a conocer como la Giralda.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

El primer cuerpo, el del campanario está formado por cinco vanos en cada frente separados por pilares abriendo en el centro un arco de medio punto. Se vuelve a usar el ladrillo aunque para decorar se utiliza la piedra y placas de cerámica negra.

El segundo cuerpo, el del reloj, está formado por dos partes; el inferior con muros lisos que es el único resto que se conserva del remate original, a la que se le añade una balaustrada y el superior que queda un poco retranqueado. Termina con un friso decorado con azulejos y con un panel de piedra con palabras en latín: TURRIS FORTISSIMA NOMEN DNI PROBERBI8.

Le sigue un cuerpo circular, más pequeño llamado del pozo o de las estrellas, en el que se disponen ocho columnas jónicas formando vanos y sobre éste, el último cuerpo llamado el redondo que es una continuación del anterior, sobre el que se coloca el Giraldillo, escultura de bronce que representa la victoria de la fe y que hace de veleta.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

Obra de Bartolomé Morel de 1568, con una altura de casi 3 metros y medio y peso de 1,2 toneladas.

En el año 1999 el original se sustituyó por una copia en bronce para restaurarlo. Aunque la idea era que una vez restaurado volviera a su lugar, finalmente se ha dejado frente a la puerta del Príncipe de la Catedral.

Vista desde la Giralda de la Plaza del Triunfo, de los Reales Alcazáres y  del Archivo de Indias.

Vista desde la Giralda de la Plaza del Triunfo, de los Reales Alcazáres y del Archivo de Indias.

Vista de la Giralda desde la Torre del Oro.
Vista de la Giralda desde la Torre del Oro.

Los Almohades desarrollaron un estilo propio más sencillo, más austero sin embargo de gran belleza. Destacaron especialmente en la construcción de alminares, de hecho hay otros dos que guardan muchas semejanzas con la torre de la Giralda, la torre Kutubiya de Marrakech o la de Hassan en Rabat.

En Sevilla, la que fue su capital, dejaron una importante huella. De hecho en las capitulaciones de la ciudad se prohibió que se derribara la torre u otra construcción.

Dejamos atrás la Catedral y la Giralda y nos dirigimos por la calle Sierpes a la Plaza de la Encarnación para disfrutar de una construcción que no deja a nadie indiferente por su originalidad y carácter rompedor.

Se trata del Mirador de Metropol Parasol, conocido por su forma como las "Setas de la Encarnación" es una gran estructura de madera pensada para ese espacio.

La Giralda y el Mirador, dos construcciones tan diferentes entre sí conviviendo en pleno centro de Sevilla; dando un pequeño paseo, entretenidos mirando los escaparates y comprando dulces en la Campana, pasamos del siglo XII al siglo XXI casi sin darnos cuenta.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

Diseñada por el arquitecto berlinés Jürgen Mayer, gano el concurso convocado por el Ayuntamiento de Sevilla para rehabilitar la plaza. Las obras que comenzaron en el año 2005 no estuvieron exentas de polémica. Tras algunos retrasos y problemas técnicos importantes, hubo que modificar la estructura de los parasoles, sustituyendo el metal previsto inicialmente por la madera lo que encareció bastante el presupuesto aprobado. Finalmente, en marzo del 2011 fue inaugurada.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

En la base, dos grandes columnas de hormigón en donde se han dispuesto los ascensores para subir al mirador.

Resulta divertido andar por las pasarelas ondulantes que te van llevando de un lado a otro del mirador. A una altura de unos 26 m. se pierde un poco la noción de estar en pleno centro de la ciudad con el bullicio de la gente y de los coches. Es otra forma de ver Sevilla.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

Desde la parte más alta del mirador, vemos unas bonitas vistas de Sevilla, con la Giralda en primer plano y al fondo el Puente del V Centenario, llamado con ese nombre porque se construyó para la expo de Sevilla de 1992.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.

Esta ingeniosa estructura ha conseguido abrir nuevos espacios. Subiendo las escaleras tenemos la Plaza Mayor con unos 3500 metros cuadrados que se ha convertido en un lugar de referencia donde poder celebrar eventos.

Y en el subsuelo se puede ver los restos encontrados durante las excavaciones, restos romanos que datan de los siglos I al VI d.c. y restos de una casa almohade del siglo XII. En total unos 5000 metros cuadrados que se reparten entre el paseo arqueológico, la sala arqueológica y una zona multiusos. Aunque de momento está cerrado debido a la caída de una puerta.

Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.
Paseando por Sevilla, la Giralda y el Mirador de las Setas.
Tag(s) : #viajes - fotografias, #lugares y eventos

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: